DÜSSELDORF

MEDIENHAFEN:

 

Dirigiéndonos a la zona del puerto primero debemos cruzar la Platz des Landtages, alrededor del cual vemos diferentes edificios interesantes. El primer edificio que llama la atención, y que da nombre a la plaza, es el Landtag Nordrhein-Westfalen o Parlamento de Renania del Norte-Westfalia. Tras presentarse un concurso público para la construcción del edificio, los políticos que lo llevaron a cabo eligieron un diseño muy atrevido y extravagante. El nuevo parlamento se inauguró el 2 de octubre de 1988, siendo así el primer edificio construido totalmente nuevo para tal fin en Alemania hasta ese momento. Costó 160 millones de euros, pero el alto grado de aceptación entre la ciudadanía constata que fue un dinero bien invertido.

 

 

Más que su parte monumental o vanguardista, lo que se pretendió fue crear un edificio que representara el sentimiento común de todos los ciudadanos de este land. El edificio es relativamente modesto, mide 105 metros de ancho por 195 de largo y 21 metros de alto. En él los ángulos rectos se han evitado conscientemente. Incluso el salón de plenos se realizó de manera circular en el que se encuentran los 300 asientos de los diputados, característica que subraya la naturaleza del Parlamento como lugar de encuentro.

 

Es por eso que el edificio no posee limitación física, exteriormente se encuentra abierta al público y, por tanto, al alcance de todo el mundo. A lo lejos vemos el Stadttor, que significa Puerta de la Ciudad. Se construyó entre los años 1992 y 1998 y fue diseñado por la firma de arquitectura Overdiek Petzinka & Partner. Este rascacielos marca la entra sur del Rheinufertunnerl, de hecho se construyó encima de ese túnel, motivo por el que su planta posee forma de marco de una puerta cuadrada.

 

Cuenta con una altura de 72,55 metros en los que hay 15 pisos, presentando una doble fachada, conformadas por una disposición de vidrio de dos capas, en la que se puede ver a simple vista la estructura de acero. Esta forma permite que el edificio se ventile de forma natural, incluso en los pisos de mayor altura. Posee una superficie construida total de treinta mil metros cuadrados.

 

Desde el año 1999 el Stadttor, por iniciativa del entonces presidente regional Wolfgang Clement, es sede de la Cancillería de Estado de los primeros ministros de Renania del Norte-Westfalia. Además varias empresas privadas han alquilado aquí oficinas, incluyendo consultorías globales. En la exposición inmobiliaria de Cannes de 1998 recibió el premio "Oscar de Arquitectura" a la mejor construcción del Año. Definitivamente el Stadttor recuerda muchísimo el Gran Arco de París.

 

Dirigimos la vista ya hacia el Düsseldorf-Hafen zona portuaria, que en la actualidad engloba un distrito de la ciudad que, con una superficie de 3,85 Km2, sólo contaba en el año 2000 con 212 habitantes, es por ello que esta es una de las zonas con más baja densidad de población de Düsseldorf. En la zona hay muchos bares, restaurantes, cafés y discotecas, que la conviertene, sobre todo en los meses de calor, en una zona de mucha vida y movimiento. La parte occidental del puerto sigue siendo utilizado industrialmente, pero hay planes para remodelarlo y construir apartamentos de alta gama.

 

Durante décadas el puerto fue una zona de trabajo, de industria y de comercio, pero después de que a empresa Mannesmann suspendiera su producción de tubos de acero, partes de la zona central del puerto perdieron su razón de ser, favoreciendo al otro puerto, el Düsseldorf-Reisholz. Debido a esto, la parte oriental del puerto comenzó a ser reconstruida, ya que empresas, principalmente del sector terciario, sentían atracción por trasladarse a Hafen.

 

Principalmente eran empresas de comunicación, oficinas de moda y de diseño. Una de las primeras que se trasladó a esta zona fue la televisión Westdeutscher Rundfunk, también hay una estación de radio local, y además, la CNN solía tener oficinas aquí. Pero el barrio de Hafen contiene algunos ejemplos de arquitectura de vanguardia muy famosa.

 

Las más famosas son las tres edificaciones que conforman el conjunto de las famosas Casas Danzantes del arquitecto Frank O. Gehry, situadas en Neuer Zollhof 2-6 y construidas entre los años 1996 y 1999, después de que se abriera un concurso público a principios de 1990. Es una de las estampas más reconocibles de la ciudad, mundialmente conocidas, con el inconfundible sello del arquitecto consistente en la composición estética de movimiento y asimetría.

 

 

Como decimos, a principios de 1990 se organizó un importante concurso internacional de arquitectura para refundar esta zona del puerto. El arquitecto Zaha Hadid fue el ganador, pero con el tiempo, problemas generales durante la realización del proyecto hicieron que finalmente se suspendiera. Fue cuando, en 1994, se le encargó a Frank O. Gehry el proyecto que vemos hoy en día, ya que se había consolidado internacionalmente como un ejemplo del efecto arquitectónico.

 

Y es que Gehry buscó a través de la volumetría ese movimiento que tanto le define. Las diferentes construcciones, entendido como una única entidad, presenta un elemento común: la forma de las ventanas que son prácticamente iguales en los tres edificios. Permitiendo que se puedan abrir hace que los edificios tengan ventilación natural, además, las disposición que presenta, que parecen que van a saltar en cualquier momento de la fachada, junto con las paredes curvas potencian el efecto visual.

 

Los edificios, cuya visión conjunta hace parecer que se tratara de una escultura gigante, se han construido con losas de hormigón, si bien se han utilizado diferentes materiales de revestimiento para darle personalidad a cada uno: los de los extremos, uno con yeso blanco y el otro con ladrillo, mientras que el del medio está totalmente cubierto con paneles de acero inoxidable en el que se refleja de forma armoniosa la imagen de los dos edificios anteriores.

 

Las tres torres cuentan con oficinas de 300 y 500 metros cuadrados, poseyendo una superficie construida total de 29.000 metros cuadrados. El más alto, el de la zona este, llega a los 14 pisos y poco más de 50 metros de altura. Se encuentran agrupados en un núcleo central, descansando en una amplia plaza cruzada por varios caminos que comunican la calle principal con el puerto.

 

En el otro extremo del rio, vemos más edificios emblemáticos, entre otros destacamos: en primer lugar el Roggendorf-Haus con esos muñequitos de colores añadidos al edificio el 9 de marzo de 2002, se trata de la obra "Flossis” de la artista Rosalie. Esas esculturas de plástico se fabricaron originalmente para el Deutsche Kunststoff-Museum o Museo de Plástico Alemán, de cuyo producto, por cierto, Düsseldorf es la ciudad más importante del comercio de plásticos del mundo.

 

Después se encuentra la Kleine Villa y unos edificios más allá, el rascacielos conocido como Colorium, el cual fue diseñado por el arquitecto británico William Allen Alsop, completándose su construcción en el año 2001. Este edificio, que con sus 62 metros de altura y 17 plantas es el segundo más alto de la zona de puerto, posee una colorida fachada que es sin duda su característica principal.

 

Sus más de 2200 paneles de vidrio de color impreso son un aislante térmico que además hace la función de protección solar. El diseño de las áreas de color de la superficie se alterna con patrones bien diferenciados de hasta cuatro colores. El diseño colorista también se refleja en su interior, además sus aproximadamente 2500 metros cuadrados contienen no sólo oficinas, si no también, se ha añadido recientemente, un hotel.

 

 


Ver Düsseldorf: zona Platz de Landtages en un mapa más grande

 

 

 

 

cookie law